Cuando estamos valorando la opción de comprar, construir o reformar una vivienda debemos tener en cuenta muchos factores, como el precio, el tamaño, la ubicación. Pero hay un factor que debemos valorar desde el principio, ya que no se va a poder modificar o mejorar con facilidad: la orientación de la casa.

 

La orientación solar tiene mucha repercusión en el comportamiento energético de la casa, por ello es uno de los aspectos que trabajamos en nuestras viviendas bioclimáticas y casas pasivas. No siempre se trata de reglas estrictas sobre cuál es la mejor y la peor orientación para una casa. De hecho, dependerá en gran medida del clima de la zona, de si está resguardada de vientos, de las vistas que tengamos en cada orientación para condicionar la forma y las aberturas de nuestra vivienda al exterior.

 

En este artículo nos centraremos en el hemisferio Norte, ya que es nuestro campo de actuación más habitual. Os contamos cuales son los pros y contras de cada orientación:

 

  • Orientación sur:

Es la mejor orientación para estancias de uso diario como la sala de estar. Para climas fríos se trata de la orientación recomendable, ya que recibe más radiación solar durante todo el año, con lo que podremos ahorrar calefacción. En climas cálidos tendremos que buscar estrategias para evitar el exceso de radiación en verano, como toldos, persianas o porches.

  • Orientación norte:

Es la orientación ideal para espacios de almacenamiento de comida como despensas, cuartos de instalaciones, o también despachos y bibliotecas ya que la radiación no será directa y evitará reflejos y degradación de los materiales. en esta orientación se recibe una cantidad de luz homogénea a lo largo del día, pero es una fachada fría.

  • Orientación Este:

Es la dirección del amanecer, por tanto es muy interesante situar dormitorios en esta orientación y poder despertarse con el inicio del día. También es recomendable para toda la vivienda en climas excesivamente cálidos.

  • Orientación Oeste:

Es la dirección del atardecer, por tanto servirá para calentar la vivienda desde el mediodía hasta el anochecer durante todo el invierno en climas templados o fríos. En cambio en climas demasiado cálidos habrá que usar protecciones a última hora del día, como persianas, estores, toldos, de manera que no sobrecaliente el interior.

mejor orientacion casa

Recorrido solar

En nuestros proyectos de obra nueva de viviendas, realizamos un estudio solar para mostraros cual será el recorrido del sol desde que nace hasta que se pone, en la latitud y altitud exacta de vuestra parcela.

En la imagen superior podéis ver la diferencia de recorrido del sol en verano e invierno. En invierno hay menos horas de luz, el sol nace más tarde y se pone más temprano. Además el recorrido es muy bajo, por eso crea sombras tan profundas. Debemos tener esto en cuenta, ya que cuanto más radiación solar entre en nuestra vivienda, más ganancia térmica tendremos y menor gasto energético.

En cambio, en verano hay hasta 15 horas de luz natural y además el recorrido del sol es más alto, por eso crea sombras muy verticales. Esto es muy positivo, porque en verano, con un pequeño alero ya conseguiremos evitar el sobrecalentamiento en la orientación sur.

 

Casa proyectada con la óptima orientación solar

Con este criterio diseñamos el porche de la vivienda Portonovo. Su profundidad, de 1.20 m, está calculada para que desde junio a octubre no entre nada de radiación solar en el interior de la sala de estar, protegiendo el gran ventanal del sobrecalentamiento. Por el contrario, en los meses fríos de invierno el sol penetra en la vivienda calentando todo su interior. Con un buen aislamiento se consigue que la vivienda funcione como un termo, almacenando el calor hasta la noche.

Con la forma de vida actual, cada vez estamos más desconectados de la naturaleza y pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en espacios interiores. Consideramos muy importante poder vivir sacando el mayor provecho a la mejor orientación para una casa. Esto nos conecta con los ritmos circadianos tan importantes para el bienestar y equilibrio.

 

Para nuestros proyectos de viviendas siempre tenemos muy en cuenta las diferentes orientaciones de la vivienda. Queremos que saques el máximo beneficio a la ubicación de la misma. Hacemos que cada uno de los espacios se encuentre optimizado para su uso, con la mejor luz, la mejor vista y el espacio adecuado para conseguir lo que llamamos arquitectura sensitiva, que despierta emociones.