Debido al grave problema energético que estamos sufriendo en los últimos meses, cada vez más personas se plantean la construcción de casas autosuficientes. En este artículo te contamos las claves, sus características y la variación de precio que puede suponer.

 

¿Qué son las casas autosuficientes?

Llamamos casa autosuficiente a aquella vivienda que genera por sí misma la energía que necesita consumir. Esto se consigue combinando dos estrategias complementarias: en primer lugar, consume la mínima energía porque se trata de una casa pasiva, diseñada con criterios bioclimáticos; y en segundo lugar porque es capaz de generar la energía que necesita mediante fuentes renovables, aprovechando los recursos naturales.

Por tanto, se trata de una vivienda no dependiente de las acometidas. Aunque siempre advertimos que, en España, una vivienda para tener licencia de primera ocupación, necesita tener suministro de energía eléctrica, agua potable y saneamiento. Así que siempre estaremos obligados a un pago mínimo de suministros.

El primer paso y más importante, ya que una vez construida la vivienda es más complicado de variar, es construir con criterios de casa pasiva. Esto es: orientando la vivienda para obtener ganancias de calor por el sol en invierno, dispar el calor en verano, aislar de manera continua evitando puentes térmicos, tener una buena carpintería exterior estanca y eficiente e instalar un recuperador de calor para la ventilación mecánica controlada.

Una vez optimizado el diseño bioclimático de la vivienda desde el origen, de modo que ya no se necesiten grandes consumos de energía para alcanzar el confort, lo siguiente será proveerla de instalaciones que optimicen los recursos naturales disponibles.

Para conseguir una casa autosuficiente energéticamente necesitaremos una instalación fotovoltaica para producir energía para nuestro consumo. Cada vez, los paneles se fabrican con mejor rendimiento y la regulación poco a poco avanza para favorecer este tipo de instalaciones. Los paneles solares deberán estar dimensionados para el consumo de nuestra vivienda y también deben estar ubicados al sur, en la mejor orientación solar.

Si nuestra vivienda no es una casa totalmente pasiva y necesitamos alguna fuente de calefacción, la aerotermia con suelo radiante y refrescante sería una buena opción para alimentarse con la energía fotovoltaica.

Además, también podemos tener instalaciones que nos abastezcan de agua, como un pozo natural o de bombeo, si es que existen aguas subterráneas de calidad en la parcela. Para ello debemos contactar con una empresa especializada y analizar el agua en una farmacia.

Otro recurso muy demandado es el aprovechamiento de agua de lluvia para riego mediante aljibes enterrados. Lo ideal es hacer la instalación bajo tierra para evitar que el sol y el calor hagan inservible el agua.

casas autosuficientes funcionamiento

Ventajas de las casas autosuficientes

La primera ventaja de la construcción autosuficiente es el ahorro energético y de suministros. Dependiendo de las prioridades que se establezcan durante el proyecto, podemos alcanzar un ahorro de un 75% de una vivienda convencional.

Se trata de un estilo de vida sostenible y mucho más respetuoso con el medioambiente, además de reducir las emisiones de CO2 durante toda la vida útil del edificio.

No hay que olvidar que la energía más barata es aquella que no se consume.

 

Precios y costes de las casas autosuficientes

El coste de una vivienda autosuficiente depende en gran medida de las instalaciones de generación de energía. A continuación os daremos una orientación de costes más habituales:

  • La construcción de una casa pasiva se estima que es un 10% superior que la construcción tradicional. Esto es debido a las necesidades de aislamiento, de estanqueidad de las carpinterías y la instalación de un equipo de ventilación mecánica con recuperador de calor.
  • Una instalación fotovoltaica para una vivienda se estima entre 5.000 y 8.000 €
  • La instalación de un pozo de bombeo rondará los 3.000 €
  • Un depósito enterrado para aprovechamiento del agua de riego de 10.000 litros costará unos 6.000 €

Supone una gran inversión, pero habrá que calcular la rentabilidad de cada uno de los sistemas a instalar, para confirmar su idoneidad. También debemos repercutir el ahorro mensual por el ciclo de vida completo de la vivienda.

¿Estás pensando en construir una casa autosuficiente?

Contacta con Alem arquitectura, estaremos encantados de ayudarte en el proceso.

Empieza a pensar cómo te gustaría vivir