En Alem arquitectura hacemos proyectos de viviendas de bajo consumo energético, por lo que uno de los elementos más importantes es el aislamiento térmico en casa. Además, también realizamos rehabilitaciones de edificios de vivienda colectiva siempre buscando una mejora en su comportamiento térmico. Hoy en día, más que nunca, está en vigor la frase de que la energía más barata es aquella que no se consume. Por eso, vamos a resumir en este artículo todo lo que debes saber sobre el aislamiento térmico.

El aislamiento térmico es el conjunto de materiales y técnicas que permiten reducir la transmisión de calor entre el interior y el exterior de una vivienda.

Un buen aislamiento térmico puede evitar desperdiciar en un edificio hasta un 30% de energía, que se traduce en una reducción de las facturas y en las emisiones de CO2. Por ello, mejorar la eficiencia energética se ha convertido en una prioridad en la Unión Europea.

Si quieres saber cómo abordamos de manera integral las reformas energéticas de viviendas te recomendamos leer:

Tras esta pequeña introducción, empezamos con el contenido del artículo. Para ello, comentaremos primero los diferentes materiales de aislamiento térmico y por último, las formas de colocación del aislamiento térmico en la fachada de nuestra casa.

Tipos de aislamiento térmico:

Para valorar la eficacia de un material aislante debemos conocer el concepto de conductividad térmica: Es la capacidad de transmitir calor a través de ese material por unidad de superficie, se expresa en W/mK y se suele nombrar con la letra λ.

  • Poliestireno expandido

El poliestireno expandido (EPS) es un material plástico espumado, muy utilizado en construcción y en industria alimentaria. Se fabrica en múltiples formatos y espesores para su utilización como aislamiento en fachada o aligeramiento de forjados. Su conductividad térmica está entre 0.033 y 0.047 W/mK, a mayor densidad menor transmitancia térmica. El EPS es de estructura de poro abierto, por ello absorbe humedad y pierde propiedades al mojarse.

  • Poliestireno extruido

El poliestireno extruido (XPS) posee una composición similar al EPS, pero tiene una estructura de poro cerrado por lo que permite mojarse sin perder propiedades. Además se consiguen mayores densidades en su fabricación, por ello se puede servir en planchas machihembradas en sus cantos, ideal para evitar fisuras y puentes térmicos entre paneles. Su conductividad térmica es entre 0.025 y 0.040 W/mK (más aislante que el EPS). Al tener mayor densidad es ideal para su colocación en suelos y terrazas.

  • Espuma de poliuretano

La espuma de poliuretano (PUR) es una espuma ligera con el 90% de sus celdas de poro cerrado. Su valor de conductividad está comprendido entre 0,019 y 0,040 W/mK, por lo que resulta muy buen aislante. Es un material con una prácticamente nula absorción al agua. Su aplicación más habitual es con pistola para rellenar huecos entre carpintería exterior y cerramiento, ya que se expande y sella el perímetro. También se puede aplicar proyectado sobre fachadas o muros medianeros ya que posee una gran adherencia. Aunque la aplicación en fachadas ventiladas se desaconseja por ser un material tóxico en contacto con el fuego.

  • Lana de roca

Los paneles de lana de roca están compuestos por roca volcánica. Se obtiene fundiendo la roca a altas temperaturas, sometiéndole a movimientos y aplicando aglomerantes y aceites impermeables. Se comercializa en paneles o mantas. A diferencia de los materiales aislantes plásticos, no es un material inflamable, por tanto se puede emplear para independizar sectores de incendio. Además funciona como aislante acústico, por ello es muy empleado en el aislamiento de falsos techos. La conductividad térmica de las lanas minerales (de roca y vidrio) se encuentra entre 0,03 y 0,05 W/mK.

  • Lana de vidrio

La lana de vidrio o fibra de vidrio es un producto de origen natural, mineral e inorgánico (arena de sílice, carbonato de calcio y de magnesio), compuesto por filamentos de vidrio aglutinados mediante una resina ignífuga. Se obtiene por un proceso similar a la lana de roca y presenta buena resistencia a la humedad. Es el material por excelencia para fabricación de conductos de climatización.

  • Corcho

El corcho es un material natural, orgánico y sostenible ya que para su producción no es necesario la tala del árbol. Su conductividad térmica media es 0.037 W/mK, por lo que lo convierte en la alternativa ecológica y natural de aislamiento. La desventaja principal es su coste económico: aislar 1 m2 con una placa de corcho de 4 cm de espesor nos costará 25 €, en cambio el precio del XPS de 4 cm está en 4€.

tipos aislamientos plásticos
tipos aislamientos orgánicos

Formas de colocación del aislamiento en fachadas:

Otra de las cuestiones básicas a la hora de escoger cómo aislar tu vivienda, es la forma de colocación del aislamiento térmico en la fachada. Dependiendo de la posición del aislamiento térmico, tendremos diferentes opciones de terminación y valores de eficiencia energética.

  • Aislamiento en cámara de aire

La colocación tradicional del aislamiento térmico en muros de dos hojas es en el interior de la cámara de aire. En esta posición podremos colocar aislamientos como el XPS o EPS si se trata de construcción de ladrillo, o lanas minerales si se trata de construcción con placas de yeso. Es una solución idónea para fachadas de poca altura y que por acabado estético se opta por un revestimiento pétreo o cerámico.

  • Fachada ventilada

En el método de fachada ventilada, la hoja exterior de fachada se convierte en un material ligero, colocado sobre una subestructura y con capacidad de ventilar totalmente en su cara interior a través de las juntas entre las piezas. Para este tipo de fachadas es posible aislar con lanas minerales o con espuma de poliuretano. Si se opta por esta última opción deben disponerse bandas cortafuegos para evitar la propagación en altura en caso de incendio. Es una solución para viviendas de gran altura, pero se limitan los acabados exteriores de fachada a paneles metálicos o composites, ya que los cerámicos no suelen tener mucha resistencia al paso del tiempo.

  • Aislamiento por el interior

Podemos optar por aislar completamente nuestra vivienda por el interior, para ello lo más habitual es emplear lanas minerales que permitan la absorción acústica. Se trata de una buena solución en vivienda vacacional, ya que reducimos la inercia térmica de nuestro cerramiento, y la vivienda se calentará más rápido ideal para un uso ocasional.

  • Aislamiento por el exterior (SATE)

Este sistema de aislamiento por el exterior, al contrario que el anterior sistema, genera cerramientos con una alta inercia térmica, será ideal para primeras viviendas. El calor se almacenará en nuestro muro exterior y evitaremos las pérdidas al disponer de un aislamiento continuo en fachada, sin puentes térmicos. También es una solución ideal para rehabilitación de bloques de viviendas, ya que se mejora muchísimo su eficiencia energética. Para este sistema emplearemos aislamiento tipo EPS o XPS, también se puede emplear la lana mineral y el corcho, pero su uso es menos habitual. La desventaja del sistema es que no hay grandes opciones de acabados, limitando el abanico a morteros monocapa con diferentes texturas y colores.

  • Aislamiento incorporado al cerramiento

Existen varias soluciones constructivas de incorporar el aislamiento en el sistema de cerramiento. Un ejemplo de esta técnica sería la construcción con entramado de madera, o entramado de acero (steel frame) que en el interior permite la disposición de grandes espesores de aislamiento térmico. Habitualmente se emplean las lanas minerales o el corcho.

Otro de los sistemas que estamos explorando últimamente es la construcción con paneles de poliestireno expandido, por ejemplo el sistema Baupanel. Se trata de un gran bloque de EPS de 20 cm de espesor que se reviste interior y exteriormente con cemento armado, por tanto crearemos un cerramiento con capacidad portante (no será necesario ejecutar pilares) y con mucha capacidad aislante al llevar un gran espesor de aislamiento. Con este tipo de sistemas podemos construir casas pasivas.

 

Si quieres saber cómo mejorar la eficiencia de tu vivienda o qué tipo de aislante emplear, contacta con Alem arquitectura, te asesoraremos sin compromiso.